Translate

Buscar este blog

Cargando...

lunes, 15 de diciembre de 2008

FUNDACIÓN INTERNACIONAL JOSEP CARRERAS, O LAS HIPOTECAS Y PISOS BASURA.

Rafael del Barco Carreras

Al hilo de mi escrito “Variaciones españolas a las hipotecas subprime, ninja o basura” me llegan comentarios. La consabida desgracia de tomar conciencia que el piso o los pisos que uno creía su fortuna valen menos que la hipoteca restante. Pero la basura de este caso es más tortuosa, huele a podrido despertando mis fantasmas, y lanza en ristre embisto contra los “molinos de viento”.
El Periódico de fecha 9-05-08 publica el juicio a María Esther Lozano Badules administrativa de la Fundación Carreras que a través de sus cuentas se demuestra y confesó la apropiación de 435.576 euros. Y la basura apesta por partida doble, la acusación y fiscalía pactan dos años de prisión (que no cumplirá) y la cesión de un piso en Gavá, con propina de multa de 1.080 euros.
La aséptica noticia no entra en valoraciones. Todos contentos, ¡gran Justicia! Un robo continuado entre el 2002 al 2005 de casi 73 millones de las antiguas pesetas, ¡que control!, ¡las demostradas!, sentenciado y bendecido. Pero acto seguido ¡salta la liebre, el engaño!, cuando la Fundación pretende vender el piso se encuentra que su valor está por debajo de la hipoteca pendiente. De nuevo mis “molinos de viento” entre el tocomocho y el burle trilero. Las donaciones para la “lucha contra la leucemia” burladas por segunda, tercera o cuarta vez… ¿A quien se le ocurre que metidos en plena crisis un piso en Gavá hipotecado por 300.000 euros, 50.000.000 de ptas., compense el desfalco reconocido? Hipoteca más desfalco 123 millones de pesetas… en Gavá… ciudad obrera…y barrio dormitorio…
Jamás la suerte me ha deparado un tan ocurrente fiscal, ni menos acusación privada tan benévola, aunque si retorcidos y corruptos abogados defensores, por desgracia Luis Pascual Estevill y Juan Piqué Vidal. En una denuncia falsa de doce años atrás, juicio el 2007 en Mataró, sin ni siquiera parte contraria, y con solo un sospechoso testigo que evidentemente no me recordaba, la fiscalía pretendía y luchó por la condena a tres años por unos supuestos 3.000.000 de pesetas. ¡Por suerte, inocente por falta de pruebas! Y en otro caso donde siempre me consideraré inocente, mi nunca suficientemente citado el Consorcio de la Zona Franca de Barcelona, de donde derivan todas mis desgracias, con tres años de cárcel preventiva y un juez que encarcelándome ganó un piso en pleno centro de Barcelona de 170 metros que en el 2005 vendía por 130.000.000 de pesetas. El juez había pasado de inquilino de Juan Piqué Vidal, abogado de los De la Rosa, a propietario. Interpuse denuncia, dos, ante Fiscalía y ante el TSJB, desestimadas. Me condenaron por encubrimiento aun justificando los 80.000.000 que por reales operaciones mercantiles pasaron por una de mis muchas sociedades. ¡Qué cosas la Justicia Española! Con idénticos códigos, y la arbitrariedad más corrupción que la caracteriza, lo mismo puedes salir airoso de un gran desfalco probado y confesado que condenado por otro donde ni estuviste, nadie te acusa, el fiscal de oficio, y con años de cárcel. Ver www.lagrancorrupcion.com
A Esther se le sabe contenta, ¡cómo no!, consolidado el desfalco vive a lo grande, y además en círculos íntimos, chulesca ella, amenaza con que otros se llevaron más. De hecho, cuenta, el dinero desaparecía con alegría antes y después de pasar por su oficina. ¡Pobres ONGs, pobre Justicia, y pobre Barcelona!